Roglic se levanta y le birla el doblete a Cort

25 agosto 2021 - 17:54 [GMT + 2]

El esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma) se resarció de su caída ayer camino de Rincón de la Victoria con un triunfo incontestable aunque apurado en la rampa asesina de Valdepeñas de Jaén, meta de la etapa 11 de La Vuelta donde se anotó su segundo triunfo parcial tras el de la crono de Burgos y frustró por los pelos el doblete que soñaba firmar el danés Magnus Cort (EF Education-Nippo), superviviente de la fuga. Enric Mas (Movistar Team) volvió a ser el segundo más fuerte a 3” y el noruego Odd Christian Eiking (Intermarché-Wanty-Gobert Matériaux) salvó los muebles cediendo apenas 11” para seguir luciendo La Roja.

Etapa 11 - Ultimo kilómetro | #LaVuelta21

La jornada, de 133,6 km, partió de la localidad malagueña de Antequera con muchos movimientos en busca de la escapada del día, que no cuajó hasta casi el km 30 cuando se produjo el ataque de dos españoles, Jonathan Lastra (Caja Rural-Seguros RGA) y Joan Bou (Euskaltel-Euskadi); dos belgas, Harm Vanhoucke (Lotto Soudal) y Edward Planckaert (Alpecin-Fenix); más el danés Magnus Cort (EF Education-Nippo), vencedor ya en el Alto de Cullera. Los cinco llegaron a disponer de algo más de dos minutos al paso por el km 50.

El pelotón, guiado en todo momento por Jumbo-Visma o bien Intermarché-Wanty, con la colaboración puntual de BikeExchange, no parecía dispuesto a dejarles abrir un hueco considerable pese a tratarse de cinco corredores muy alejados en la clasificación general (Lastra el mejor a más de 42 minutos). Así, la diferencia empezó a menguar conforme avanzaba la carrera (1’26” a 75 km de meta), y aunque era algo más amplia (1’45”) a 50 de meta, parecía claro que serían carne de cañón en cuanto alguien acelerara el paso detrás.

Al paso por el Sprint Intermedio de Alcalá la Real (km 102,5), Jumbo seguía sin apretar. La renta era de 1’39”, pero tampoco eso cambiaba nada. Fueron en todo caso los australianos del BikeExchange quienes forzaron algo la marcha. Con un minuto de diferencia a 21 km de meta, no parecía que hubiese margen para el milagro. Y, sin embargo, Magnus Cort se aferró a ello y se fue solo en el Puerto de Locubín, resistiendo el empuje de los perseguidores y soñando con repetir la gesta de Cullera.

Entre los favoritos fue David De la Cruz (UAE Team Emirates) el primero en moverse antes de la cima. Ahí el danés todavía manejaba medio minuto y rodaba a por todas, pero ya en las calles de Valdepeñas aceleró Enric Mas y le tomó el testigo Roglic, quien dejó a Cort con la miel en los labios.

© photogomezsport

Síguenos

Recibe información exclusiva de La Vuelta